Al otro lado

Amanece sin prisa en este lado del mundo. Si despertase hoy, sabría que ayer llovió. Podría verlo en los campos, olerlo en el aire, escucharlo a través del silencio.

Pero aún es temprano.

Sé que has estado a mi lado todo este tiempo. No me olvido. Sé que ahí seguirás, cuando despierte. Dirigirás mi atención a la luz del día. Sonreirás y me dirás en un susurro: «Sabía que volverías». Y volveré eternamente agradecida. Por confiar en mí. Por saberte cerca y darme la oportunidad de seguir tus pasos.

Recuerdo que cogías mi mano cuando luchaba en vano por acallar el tumulto en mi cabeza. Sabedor de mis dudas, conocedor de mis miedos, esperabas el momento de darme la bienvenida.

Ya estoy muy cerca de ti. Queda ya tan poco… Quisiera poder verte despertar junto a mí todas mis mañanas, caminar junto a ti cada día, saber que siempre estarás ahí,… Pero esas serán ya historias del otro lado.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Connect with Facebook