Amistad

Cuando te falten las fuerzas para seguir adelante, ahí estaré. Cuando vueles bajo, en busca de aliciente, sin esperanza de hallarlo, ahí estaré. Si un día te enfrentas a un presente incierto, sin saber cómo afrontarlo, búscame. Si hoy crees que la soledad no es buena aliada, llámame.

Sabes que ahí estaré, para mirarte a los ojos y compartir contigo la penumbra, quizás pueda darte una luz, quizás sólo pueda escucharte, tal vez incluso quieras que permanezca en silencio, a tu lado, sin preguntas, sin reproches.

Cuando mires sin ver, camines sin avanzar, cuando penes sin llorar, implores sin hablar, ahí, en ese preciso instante, ahí mismo me tendrás.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Connect with Facebook